Overblog
Editer l'article Suivre ce blog Administration + Créer mon blog

Le Monde du Sud// Elsie news

Le Monde du Sud// Elsie news

Haïti, les Caraïbes, l'Amérique Latine et le reste du monde. Histoire, politique, agriculture, arts et lettres.


Carta abierta a Álvaro Uribe por la muerte de Raúl Reyes

Publié par Elsie HAAS sur 8 Mars 2008, 10:20am

Catégories : #NUESTRA AMERICA 2008

Señor Álvaro Uribe, me dirijo a usted en virtud al reciente asesinato de Raúl Reyes, uno de los comandantes de la fuerza insurgente de las FARC-EP. Hasta ayer no había sentido necesidad de referirme a este asesinato, pero los hechos que se han desencadenado hoy, así como las nuevas versiones que rodearon los hechos que condujeron a la muerte de Reyes, me obligan a escribirle algunas notas.

 

Debo admitirle, de entrada, que Reyes no era un santo de mi devoción. Creo que con algunas de las acciones militares que impulsó y con su línea equivocada hizo bastante por contribuir a destruir la izquierda en Colombia. Mi primera reacción cuando supe de su muerte fue: bueno, el hombre habrá muerto en su ley. El que toma las armas sabe cuáles pueden ser las consecuencias.

Pero es hoy que me he enterado de las circunstancias reales de la muerte de Raúl Reyes. Y debo decir que lo que usted ha hecho no tiene nombre. Fue un cobarde asesinato, mientras los guerrilleros dormían. No hubo persecución en caliente ni hubo combate. Fue un asesinato vil y cobarde. Con tecnología de punta, como dijo el presidente ecuatoriano, financiada por su patrones de la Casa Blanca. Y lo peor: ocurrió justo después de que las FARC-EP dieran un gesto de buena voluntad con la liberación de cuatro nuevos rehenes, gestos que en una guerra tan degradada como la colombiana son actos cada vez más raros.

¿Se da cuenta del impacto que esta acción tan cobarde como inoportuna puede tener para el proceso de intercambio de los capturados y la liberación de los civiles secuestrados? ¿Se ha puesto a pensar qué efectos puede tener este nuevo acto de gorilismo de su parte? Me corrijo, porque parece que usted no piensa con su cabeza sino que con sus posaderas ¿sus asesores estarán pensando en las consecuencias de lo que han hecho? ¿Han pensado qué mensaje están enviando a las FARC-EP? El mensaje que están enviando es exactamente el mismo que esta insurgencia recibió a mediados de los ’80 cuando muchos de ellos estuvieron dispuestos a abandonar la lucha armada, sumándose muchos de ellos al proyecto de la Unión Patriótica: cualquier gesto de su parte será en vano. Cualquier puerta que traten de abrir, será pronto cerrada de golpe por órdenes de Washington.

Yo creo que usted, o mejor dicho, sus asesores, se dan cuenta, de hecho, del impacto que esta acción puede tener. Y por ello la han llevado adelante. Una vez un amigo me dijo que “Uribe le tiene terror a la perspectiva de una paz negociada”. Y yo creí entonces que estaba exagerando. Pero creo que hay una gran dosis de verdad en lo que él decía. Usted está obsesionado con ser el presidente que acabe militarmente con la insurgencia, cueste lo que cueste. Usted está obsesionado como un niño caprichoso y malcriado que juega a la guerra con sus soldaditos de plomo.

Y por esa obsesión militarista, financiada y estimulada por el régimen asesino de los EEUU, usted está saboteando cualquier posibilidad de intercambio humanitario, cualquier posibilidad de solución política y negociada al conflicto. No quiere que haya paz, a menos que sea la paz de los cementerios. No quiere una paz que ponga en cuestionamiento el poder absoluto que usted y sus amigos empresarios y terratenientes tienen en el país y que solamente han mantenido por la fuerza durante décadas.

Usted es un (para)militarista. Claro que en este caso no son de plomo los soldaditos, sino que muchachos de carne y hueso, que van al frente a morir por su obsesión mientras sus propios hijos andan por Europa malgastándose el dinero que saquean a todos los colombianos en la dolce vita de los ricos y famosos. Si al menos los mandara a ellos a pelear pensaría que tuviera algo de valor y de sangre caliente en su corazón. Pero nada. Es usted un cobarde que se comporta como un matón en su vecindario solamente porque sabe que tiene un hermano mayor en el norte que saldrá a defenderlo si alguien le levanta la mano. Usted solamente cree en la vía militar. Y por eso le da berraquera que Chávez logre, con su mediación política lo que usted no puede lograr con sus aventuras militares. Por eso le da berraquera que las FARC-EP den gestos que muestran que están abiertos a negociar, y trata de hacer todo cuanto pueda para seguir limitando las posibilidades del conflicto a la guerra.

Usted no solamente está saboteando las posibilidades de cualquier acuerdo de paz o de salida negociada al conflicto. Está usted, de hecho, boicoteando cualquier posibilidad de humanizar la guerra o de que se sigan desarrollando nuevos gestos de buena voluntad por parte de las FARC-EP, pues el mensaje que manda es que, aunque ellos puedan tener buena voluntad, usted no la tiene.

Usted dice que asume la responsabilidad por el asesinato de Reyes. A ver si asume la responsabilidad por las consecuencias que este acto tenga y no se ponga entonces, como ya lo ha hecho, a deslizar las responsabilidades a sus subalternos. Y todas sus consecuencias: no solamente las que dicen relación con el conflicto y la seguridad de los civiles en poder de las FARC-EP, sino que también en las relaciones con los países vecinos. ¿Se da cuenta de la situación regional que está creando su gorilismo, al punto que dos de sus vecinos han decidido terminar relaciones diplomáticas con usted? ¿Se da cuenta que el único aliado que le queda en la región, aparte de sus amos en Washington, es el gobierno de Alan García en el Perú? Dicho sea de paso, un gobierno tan mentiroso, corrupto, asesino y canalla como el suyo. Y que, además, puede caer de un momento a otro.

Debo decirle otra cosa: hasta hoy, yo pensaba que usted y las FARC-EP eran equivalentes en su capacidad de realizar bajezas dentro del conflicto ya tan degradado que vive Colombia. Pero hoy usted me ha hecho caer en cuenta de mi error. Sin lugar a dudas, usted es capaz de llevar este conflicto siempre a un nivel más bajo y deplorable. Sin lugar a dudas usted, que no es otra cosa que la expresión política del paramilitarismo, y nunca ha sido otra cosa, ha entregado, con este acto, la superioridad moral a las FARC-EP en momentos que éstas realizaron un gesto de buena voluntad con las liberaciones. Ojalá que esta agrupación insurgente sepa conservar esta superioridad moral y no se ensañe con los civiles secuestrados.

Con sus acciones, está haciendo todo cuanto puede por alejar más y más cualquier posibilidad de solución al conflicto. Porque si bien esto pueda ser un golpe hacia esta fuerza insurgente, usted sabe muy bien que está lejos de ganar la guerra. Sabe también que las FARC-EP conservan su capacidad militar. Sus 380.000 uniformados y todos los miles de millones de dólares que recibe de asistencia militar no han podido derrotar a no más de tres decenas de guerrilleros armados. Si esto lo quiere usted hacer pasar como los éxitos de la Seguridad Democrática, pues allá usted.

Esto lo sabe, y por eso se emberracó tanto cuando los rehenes recién liberados mencionaron que, según su propia experiencia en el cautiverio, su política militar era un fracaso, que la única salida es la negociación. Esto usted lo sabe, pero está encaprichado y no le importa en lo más mínimo sacrificar a media nación siempre y cuando usted tenga la última palabra. Todo esto usted lo sabe, pero prefiere hacerse el distraído. Siga, entonces, inventándose triunfos militares, siga inventándose encuestas donde tenga el 100% de la aprobación, siga inventándose un país que no tiene conflicto, sino que una amenaza terrorista. Siga inventándose lo que usted quiera. Lo único que le pueda asegurar es que usted pasará a la historia como el peor de los mentirosos, culebreros, cobardes, rastreros, bajos, canallas, asesinos, genocidas que hayan pasado por la Casa de Nariño. Y que no han sido pocos. Pasará como el presidente de los paramilitares que fue asesorado por el primo de Pablo Escobar. Quizás no pueda verse toda la realidad hoy, con la inmensa maquinaria de propaganda que usted tiene, pero todo cae por su propio peso. Y usted no se va a escapar de esa ley natural.

Solamente espero que hasta entonces, no arrastre y consuma en esta espiral de violencia a toda América Latina.

Sin más por el momento,

José Antonio Gutiérrez D.
2 de Marzo, 2008

Commenter cet article

Archives

Nous sommes sociaux !

Articles récents